Hace seis años también era domingo

14 de mayo, 2006


Hace seis años yo vivía en una casita alucinante, en miniatura, que parecía el decorado de una sit-com. En realidad lo era, porque me la alquilaba un alemán que había trabajado durante veinte años como escenógrafo de Canal 13, y la había puesto a punto con sus propias manos. Era todo chiquito y placentero, y tenía una barra de madera que separaba la cocina del comedor. Y taburetes. También había un jardín, con un horno de barro y una parrilla. Y no tenía Internet. Hace seis años mi vida era la prehistoria.

Hace seis años todavía estábamos en el siglo pasado. Yo escribía sonetos, vivía del otro lado del Atlántico, era veinteañero, trabajaba de noche, no tenía una hija, jugaba al paddle todos los miércoles, tenía una novia de dieciocho años que se desmayaba cuando hacía calor, en mi casita de comedia se hacían fiestas muy raras, se jugaba al póker abierto, y me había comprado un sommier de plaza y media con resortes bicónicos. No tenía Internet ni me parecía importante. Hace seis años mi vida eran unas vacaciones.

Bronceador, desengaños, esterillas,
juegos de azar, amor, esfuerzo y cena…
Vivir son unas cortas maravillas
que nos dejan las manos con arena.

Con la excusa de la comida paga
nos quitan de lo incierto y nos devuelven
—desnudos— a recomponer la saga
de misterio en que todo se resuelve.

Vano entonces decir amor eterno,
plazo fijo, quizás, ella te espera,
financiación, después, futuro yerno…

No hay razón de llenar las cubeteras
si vivir es la breve temporada
que nos distrae del yugo de hacer nada.

Era eso: ¿para qué hacer planes, hace seis años, si no había nada que me cambiara el rumbo? Me costaba escribir «dos mil» cuando había que poner la fecha, porque habían sido décadas enteras de poner «mil novecientos». Me costaba también aceptar que había crecido, que ya no era un adolescente, que la vida podía ponerse peligrosa de un momento a otro, que posiblemente el amor fuese una farsa, y entonces también yo. ¿A quién podía preguntar sobre mis dudas, si en casa no estabas vos por la mañana?

Hace seis años tenia un teléfono celular de un kilo y medio que sonaba demasiado por la noche; un jefe rengo hincha de Racing que me quitaba cien pesos del sueldo si llegaba diez minutos tarde; un pájaro gigante que cantaba los sábados en el patio y se llamaba Juancarlos (yo lo había bautizado así); tenía un jazmín, tenía un helecho y tenía también el recuerdo de otro pasado menos bueno. Hace seis años mi vida era una primavera que empezaba tarde.

Yo fui invernal. En mis antiguos vuelos
quise batir el récord de lo oscuro
para que en mis espaldas de deshielo
me crecieran las alas de Epicuro

y así volar al ras del subterráneo
y aterrizar en sótanos y cloacas,
sin sol dermatológico o cutáneo
y con miedo a la cruz y a las estacas.

Yo fui invernal; viví congestionado,
amarillento y pobre de suspiros,
tan ajeno del verde y del dorado.

Cálido hogar, hoy salgo al patio y miro:
sonríe el horno de barro, el helecho
y el jazmín, porque el cielo está al derecho.

Hace seis años yo vivía en el barrio de Belgrano, a dos cuadras de Cabildo y Juramento, en una casa que, si la hubieras visto, te habría parecido demasiado masculina. Escribía sonetos y dibujaba monigotes con crayones que se me quedaban pegados en las manos. Leía desesperadamente a Camilo José Cela: sólo me faltaba un libro suyo, que no podía conseguir por ningún lado. Cada quince días visitaba a mi hermana y su familia en La Plata, cada quince días a mis padres en Mercedes, cada quince días a Chiri y su familia en Luján. Hace seis años yo me subía a los colectivos de media distancia para recorrer distancias que ahora me parecen imposibles.

Eso es raro, ¿ves? Hace seis años la nostalgia me quedaba a cien kilómetros. Mi esquina del barrio de Belgrano era entonces el «afuera». Yo era un mercedino que vivía en la capital: no echaba de menos la batata, ni el dulce de leche, ni el bombardeo televisivo pre-Mundial, sino caminar de noche por la Avenida Cuarenta. Era una melancolía fácil de arrastrar, una saudade que ahora me parece de juguete. Hace seis años el exilio se combatía subiendo a un 57 en Plaza Italia.

y entonces de repente miré el cielo
fragmentado de cabildo y olazábal
y descubrí que en todos estos años
nunca jamás hubo estrellas fugaces

y que el virtuoso del subte de olleros
vive cantando al amor desgarrado
pero no oí a nadie cantar junio brusco
nunca jamás como a eduardo byrne

ni tampoco pasó un motociclista
por corrientes y carlos pellegrini
que se paró para fumar conmigo
y avisarme en qué quinta era la fiesta

fui feliz en la plaza del congreso
y desdichado en un zaguán de urquiza
pero no tan feliz ni desdichado
como en algún lugar de la Cuarenta

Hace exactamente seis años era un fin de semana cualquiera. Era un domingo, igual que ahora. Y me tocaba ir a Mercedes a visitar a mis padres. Ellos se habían comprado una computadora y querían que les conectara Internet. Yo no tenía Internet, pero no creí que fuese nada del otro mundo conectarlo. A la mañana me fui un rato a caminar por la Cuarenta, fumando tranqui, sin saber que sería el último día de mi vida sin saber quién eras.

Hace seis años, a la tarde, mi padre quiso que lo instruyera sobre cómo funcionaba un chat, para poder vigilar a su nieta de ocho años cuando se conectara. No quería problemas ni cosas raras. Abrimos entonces un portal cualquiera y le empecé a explicar (casi sin saberlo) cómo había que hacer para conversar con gente.

Hace seis años, a la misma hora, a vos te había dado risa un banner en Internet que utilizaba la forma verbal de Argentina. La publicidad rezaba: “Hacé clic y conectáte en un periquete”, o algo parecido. Te preguntaste, curiosa, cómo sería un chat donde toda la gente usara mal los acentos de los verbos y dijera palabras raras, y te metiste en un portal de Argentina.

Pudo no haber pasado nunca, como todas las cosas de este mundo. Pero pasó justo de esa manera y ahora hace seis años. Yo vi, entre la turba de gente parloteando al mismo tiempo, a alguien que era de España y que no hablaba. Me acordé del libro de Camilo José Cela, el que no podía conseguir por ninguna parte, y entonces te pregunté:

—¿Sos de España?

—De Barcelona.

—¿Conocés a Cela?

—Claro.

Le dije a mi padre: “¿Ves? Así es como se usa un chat, podés hablar por acá con todo el mundo al mismo tiempo, o por acá con una persona sola”. A mi padre le pareció bien y me cebó un mate. En media hora empezaba Racing-Independiente y lo pasaban en directo, así que se fue a la pieza para conectar el cable trucho y preparar los sillones. En el monitor había una frase nueva, desde hacía un rato:

¿Por qué lo preguntas? —decían tus letras, parpadeando.

Hace seis años, más o menos a esta hora, decidí seguir hablando un poco más con vos, por lo menos hasta que empezara el partido.

Era el 14 de mayo del año 2000 y yo todavía no sabía que Racing iba a perder dos a uno con un gol de Cambiasso en el complemento, ni que vos te llamabas Cris, ni que al final de aquel siglo viejo nos abrazaríamos en el aeropuerto Charles de Gaulle, ni que andaríamos por París esquivando la nieve, ni que tendríamos esta casa, y después esta hija, y después esta historia.

Yo sé que me quejo mucho, y que extraño todo, y que te cuesta soportar mi adolescencia y mis pataleos. Yo sé que estás cansada de oírme decir cuánto me gustaba mi otra vida, mi otro siglo y mi otro mundo. Y que me paso el día mirando la tele argentina y escribiendo boludeces en contra de España, y tratando de que la Nina no aprenda nunca catalán, y diciendo en las sobremesas con amigos que no sabés cocinar ni un huevo frito. Pero una vez cada seis años también soy capaz de decir la verdad; solamente una vez cada seis años, porque escribir cursi me saca sarpullido. Así que escucháme bien, porque la próxima es en el 2012: la verdad, la puta verdad de todo este asunto, es que jamás he sido tan feliz como en estos años.


Hernán Casciari
domingo 14 de mayo, 2006

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

216 comentarios Hace seis años también era domingo

  1. lei #212    16 mayo, 2006 a las 9:25 pm

    oye, hernán.
    nunca le había mandado una de tus historias a mi esposo. y tampoco nunca había escrito un comentario.
    pero esta vez lo hice, le mandé tu historia, porque es bella, porque hay elementos en común. y esto fue lo que me respondió:

    “Amor: es verdad es una linda historia y, en realidad, se parece a la nuestra. A mí, por lo menos, tu presencia ha cambiado mi vida y no la imagino sin ti. Antes intuía que había alguien como tú, aunque no te encontraba, y desde que te encontré, lo que he hecho es crecer y crecer contigo. A veces, me cuesta recordar como era antes”.

    gracias por eso, hernán

  2. Cris (la del gordito) #211    16 mayo, 2006 a las 7:24 pm

    #146, será Nina y Cris vs Chiri y Hernán, así no está tan descompensado. Y también está la Yulia, que no le hemos preguntado, pero creo que está más del lado de mi hija y yo que del otro.

  3. . Mariano #210    16 mayo, 2006 a las 7:04 pm

    Citando a Manolito:
    “Que me emocionan?! Estúpidos!”

    Estaria bueno que todos tuvieramos webcam y que automáticamente saliera una foto de cuando terminamos de leer algo asi.
    La cantidad de fotos con caras graciosas seria inmensa.

    Propongo: Hacer el primer reality transmitido exclusivamente por internet. “Cris vs Chiri y Hernán, 1 mes de mundial”

  4. karla #209    16 mayo, 2006 a las 4:56 pm

    Muy buena historia Hernan…me emocionaste hasta las lagrimas, incluso entró mi “media naranja” y casi me tiro encima para besarle y hacerle cariño…por suerte estoy en el trabajo y me contuve, si no, no estaria escribiendo esto. Felicidades a ud. y a Cristina.

    “Hace 6 años no recuerdo que hacía, solo sé que no imaginaba conocerte y extrañamente…ya te soñaba”

    Hay…creo que se me pegó el sentimentalismo…en fin…feliz aniversario y besos del otro lado del ” charco ” ( como dice ud.)

    San Antonio…Chile.

    Me he dado cuenta que ahora muchos Chilenos te leen…me siento un poco “superior” por que puedo decir que te sigo hace mucho tiempo…desde casi la 1a temporada de la Tia Mirta y te he seguido leyendo siempre…estos nudos en la garganta ya los he sentido antes con tus escritos…ya he lagrineado antes y me he reido a carcajadas antes…mucho antes… y ahora leo a mis compatriotas que postean y pienso ” ven?? yo les decia que era bueno” ( por que cuando lo dices nadie te cree ) pero yo te leia y reia o lloraba…en silencio por que era medio loco reir o lagrimear en medio de un xat y por culpa de alguien que no conoces…pero te conocia sin conocerte y esperaba tus escritos una o dos veces por semana.
    Upss creo que me salí de contexto.
    Karla ( ” desde el otro lado de la cordillera” )

  5. Guillemuzza #208    16 mayo, 2006 a las 4:49 pm

    Hermoso.

    Es cuando te das cuenta por qué el tango es buenos aires, y por qué sigue vivo. Ya no habla de arravales y compadritos, sino de cables y computadoras. Pero está.

    Felicitaciones.

  6. chori #207    16 mayo, 2006 a las 4:28 pm

    Mensaje para Cris: te comprendo que te hinche las pelotas que el gordo se queje, porque no tenès idea lo que es para un argentino no poder estar en argentina, pero mucho menos para un mercedino no poder estar en mercedes.
    Gordo, dedicate a hacer guita y vènganse a vivir a Mercedes de rentas y chau pinela

  7. marta #205    16 mayo, 2006 a las 8:21 am

    mercedino, no sé hasta qué punto recuerdas algo más de esa conversación y, la verdad, me encantaría saberlo porque le tengo dejà vú.
    juraría haber mantenido esa conversación con un argentino en algún momento. seguía comentando mazurca para dos muertos y declarando que no me gustaba en absoluto. ¿cuántas veces pediste aquel volumen, que si no recuerdo mal no era ficción sino unas entrevistas o un ensayo?

    en fin, quizá empiezo ya a desvariar… seguramente.

  8. Kanata #204    16 mayo, 2006 a las 6:34 am

    Su historia es la de muchos. Es nuestra historia tambien. Curiosidad, chat por internet, y a enamorarse! Ya cumplimos 8 años juntos, compartimos 2 hijos y toda una historia. Falta que se acostumbre a los inviernos canadienses. Pobrecito… 🙂 Gracias por compartir su historia.

  9. pecadora #203    16 mayo, 2006 a las 2:40 am

    Hermoso, Hernan! (El post…. digo)

    Cris: qué lindos sentimientos!!! Y bue…el combo argentino es así, viene con éstos y también con pijamas, vagancia y cigarros…

    Aviso que ya comenzaremos a sacar cuentas cuando nazca….Camilo??? José???

    Carigasiños

  10. cesar #202    16 mayo, 2006 a las 1:30 am

    conoci esta pagina por otra de fobal”por lo de reunirse todos argentinos para ver el mundial”. este psot me perce muy bueno, recorde ciertos acontecimientos supuestamente casuales, que me permitieron estar hoy en madrid, con mis tres hijos y la nostalgia escondida, agazapada en el rincon mas oscuro, que solo permito salir cuando nadie me ve, porque los hombres no lloran, ni sufren, ni extrañan…
    felicidades, espero seguir visitandote y disfrutar(o no) y coincidir(o no) con tus comentarios.Saludos.
    pd: yo estoy por aprender catalan, asi poder hablar aqui en madrid y molestarlos un poquito…

  11. Quiroguita #201    16 mayo, 2006 a las 12:50 am

    Aplausos de pie!!
    Que bien escrita tu historia!
    ¡Qué sabia chichita!

    Andá a saber q bicho te pica para el 2012? Espero poder leerlo aunque ya no se llame Orsai.
    Felicidades, les deseo que lleguen juntos incluso más allaá del 2018

  12. Estereo #200    16 mayo, 2006 a las 12:04 am

    Alguien preguntaba:

    -¿qué es el amor?
    – je, je, je…¡qué preguntas que hace Ud., jovencito! – respondió el viejo sabio.

    Los ojos del jovencito no dejaban lugar ni a un solo parpadeo.

    – ¿Ud. quiere saber qué es el amor? – le dijo, frunciendo el ceño. Y entonces el viejo agarró el mouse con su mano derecha y, mientras mantuvo el botón izquierdo apretado, pintó de azul la frase:

    “jamás he sido tan feliz como en estos años”.

    El jovencito miraba perplejo la frase sin poder comprender.

    – Amor es que en un tango que debía rematarse con un “fuí”, aparezca un “he sido”.

  13. Burbruj #198    15 mayo, 2006 a las 11:15 pm

    Hace cuatro años,una tarde de agosto,a la hora de la siesta (siempre me ha parecido una pérdida de tiempo dormir la siesta) entré por primera vez en mi vida a un chat (acababan de instalarme internet en casa), era de literatura, y a mi pregunta :”¿alguien con ganas de hablar”?, una persona me respondió en un privado y me contó que estaba leyendo “El amor en los tiempos del cólera” (digamos que en nuestro caso Gabo equivale a vuestro Cela). Ahora llevamos casi dos años (maravillosos)viviendo juntos. Casi creo en los milagros y sí, casi lloro con vuestra historia. Felicidades.

  14. DANNi - #197    15 mayo, 2006 a las 10:57 pm

    mierda :
    vaya mierda hernan, pensaba que era el unico del mes de mayo, el unico de internet, el unico en cruzarse un miserable charco de mierda, repito, por que aca es suerte, mierda, y saber que los sueños , aunque a veces nos creamos locos por seguirlos y mirar atras y no ver a nadie haciendo lo mismo da un poco de yuyo, y por ultimo vaya mierda que se te haya dado a ti tambien en catalunya, grgrgrgrgrgrgrgr, copion , aunque tengo menos años ue vos en esto, gracias negro , che, comentario, pedazo de napia que se te en las fotos.un catalan cabecita jejeej

  15. PabloSF #196    15 mayo, 2006 a las 10:21 pm

    Hernán, la concha de tu hermana.

    Con toda la confianza del mundo te confieso que estoy realmente re podrido de lagrimear como nena leyendo tus posts.

    No te conozco, no sos mi amigo, pero sos de las pocas personas que me mueven el alma.
    Hace unos días me encontré con la Bertotti. Me leí los 200 posts de la 1a temporada en un par de días… y me emocioné taaantas veces, loco!!!

    Me gustó tanto lo que escribís, que hasta pensé en ponerme a escribir también. Pero no, no es lo mío.
    Se ve que todos tenemos roles en la vida. Vos seguí escribiendo nomás, yo seguiré siendo el macho heterosexual argentino que llora en silencio cuando te lee.

  16. Scaramanzia #195    15 mayo, 2006 a las 10:21 pm

    y llego el puto dìa en que me hiciste llorar!
    no se si es porque estoy con el sindrome premestrual o porque conoci a mi marido de la misma manera y me sentì recontra identificada.
    Gracias por emocionarme Hernan.

  17. Rut #194    15 mayo, 2006 a las 10:14 pm

    Yo tambien extraño… y despotrico, y me quejo y lloro. Por cosas importantes como cuando murió mi abuelo hace menos de 20 días y por otras que no importan nada.
    Estoy lejos y me quejo. De Holanda y de el tambien, pero me doy cuenta -luego- que jamas he sido asi de feliz.
    Me Encanto tu post.

    Besos desde Amsterdam.

  18. Jimena #193    15 mayo, 2006 a las 9:44 pm

    Sos un capo…
    No importa qué te motivó realmente (aunque yo sé que mas allá de todo siempre es el amor) ni el fin que tiene entre líneas este texto… pero te juro que a cualquier mujer, en el idioma que sea, donde sea y por el motivo que sea, que el hombre de su vida le escriba algo así, la mata!!

    (Obviamente no todos los hombres tienen tus habilidades al momento de expresarse… lamentablemente.)
    Te felicito!!!!!

  19. mariodom #192    15 mayo, 2006 a las 9:10 pm

    Que buena forma de decirle a tu mujer todo lo que siempre le queres decir. Espero la mia no lea esta historia, porque si no vendra el clasico “por que no me escribis algo tan lindo asi algun dia?”

    “Porque si supiera escribir tan bien como este hdp no estaria escribiendo este comentario sino leyendolo!”

    Cris: que disfrutes esta carta de amor!

  20. Nando YuriYork #190    15 mayo, 2006 a las 8:47 pm

    Hernán, ya se que por lo menos la mitad de los que leen (y esperan con ansias a leerte semanalmente) te han felicitado en el pasado por lo chevere de tus historias. Hoy, me extrañaba te hayas tomado más de una semana en escribir … En fin, la espera valió la pena, felicidades por la vida de 6 años!! Sería qué? Bodas de Hierro desde aquel domingo!!!

  21. La Romu #188    15 mayo, 2006 a las 8:35 pm

    Y digo yo… cuando estén sentados con el amigote viendo en el televisor el mundial ese: ¿quién se va a encargar de poner y sacar la mesa, y de lavar los platos, y de abrir la ventana para que se renueve el aire y la Nina no se ponga verde y vea colores que no existen? ¿Ah?

    ¡Qué sagaz, Chichita!

    Un beso grande (a tu mamá).

  22. Gloria #186    15 mayo, 2006 a las 8:19 pm

    Soy la 120!!!!! viva viva!!!!

    Bellísima historia y qué bien contada! Mi historia de amor también nació en un chat, ambos argentinos pero ahora viviendo en Barcelona, tierra de mis padres. Que Nina hable catalán, dejála, es una lengua hermosa.
    Felicidades a vos y a Cris.

  23. chichita #182    15 mayo, 2006 a las 7:09 pm

    He vuelto a leer el post y ahora me doy cuenta el motivo de tanta expresividad y ternura…..Asi te aseguras el mes de junio que solo lo dedicaras a tu amiguito que llega al que esta y solo al fubbol….pobre Cristina que ilusa….jajajaja

  24. beatriz (Barcelona) #181    15 mayo, 2006 a las 6:49 pm

    Orsai: la historia de este post (en parte) es mi historia tambien. En este caso, fui yo la que un día de aburrimiento quiso saber como sería conocer a una persona argentina. Mi curiosidad no fue Cela, mi curiosidad fue una pelicula “Martin Hache” la que me llevó a buscar un ciudadano argentino cualquiera que sin saberlo resultó el amor de mi vida. Y yo el suyo.
    Todavía somos demasiado jóvenes para tener una pequeña “nina” en nuestras vidas. En nuestro caso queremos que se llame Laia. Es loco, porque Laia no existe (ni siquiera se puede saber a ciencia cierta si algún día existirá) pero yo ya la amo y creo que el tambien. La verdad que el final de tu historia me gustaría hacerlo mio (propio) y que algun día el tambien en una sobremesa putee porque yo no se freir ni un huevo, mientras “Laia” en algun rincón de la casa “que todavía no existe tampoco” esté jugando y entreteniendose sola aprendiendo catalan, inglés o lo que a ella le guste mas. Ojalá pueda escrirte pronto (no en 6 años) y decirte que al menos parte de la voluntad de todo lo que anhelo es cierto, porque está todo en el aire y temo y me asusto al pensar en que nunca pueda volver a este blog y decirte que bueno que una vez más nuestras vidas se asemejan. Fue un placer leerte (lo hice porque él me guió hasta este post, dadas las coincidencias…) Un beso y gracias por este post tan maravilloso. Bea

  25. Diego #174    15 mayo, 2006 a las 6:21 pm

    Genial,. como siempre. Me hiciste poner los ojos vidriosos y tartamudear cuando atiendo a los clientes. No te lo voy a perdonar.

    Dos acotaciones: al comentario #69: cuando dice “mi madre nació en libertad” en realidad es ” mi madre nació en Libertad” nótese la diferencia en la L mayúscula indicando el nombre propio de la palabra con la que se denomina a una localidad del departamento de San José, a 50 km. de Montevideo.

    Y al comentario #79 : yo viví en Juramento y Melián…..a que te tomabas el 19 para ir al laburo o a estudiar???.

    Hace 6 años….estaba con un hijo menos, con la misma mujer, con mi madre y mis abuelas al alcance de la mano no de la memoria….demasiadas cosas en 6 años…

    saludetes atodos

  26. Cris (la del gordito) #173    15 mayo, 2006 a las 6:12 pm

    Comento tarde, pero es que tenía que bajar de la nube en la que estaba posada desde el momento en que me despertó con un beso y un “felíz aniversario”. Ni les cuento lo que me pasó por dentro cuando leí el post y su voz me susurró atrás de la oreja “es para vos”. Ya han pasado 24 horas y aún voy con la sonrisa tonta dibujada en la cara. Quien me lo iba a decir, él que es tan “anti-fechas”, que no solo se acordaría del día sinó que ademas me/nos dedicaría un post.

    Gracias a todos por sus comentarios y a ti gordito, gracias por hacerme felíz ayer y siempre y por muchos años mas.

    Te quiero mucho. Cris.

  27. Euge #172    15 mayo, 2006 a las 6:11 pm

    Tuvo güenisimo!!! te pasate!!! hasta solté un lagrimón acá en el trabajo… Yo soy Argentina y hace un año y medio vivo en Chile y la verdad de vez en cuando me agarra esa nostalgia.. pero sin arrepentimientos, porque aqui conocí a mi novio 🙂 🙂 y todo porque alguna vez cambié el estudiar ciencias económicas y mandé una solicitud de inscripcion antes de hacer un viaje a una institución donde inpartían clases de computacion.
    Saludos!

  28. pal #171    15 mayo, 2006 a las 5:53 pm

    han pensado los boludos en lo que sufrió esa pobre senhora Chichita? primero cuando se le fué el nene a Bs Aires, pero en fín era por su futuro, pero y después… por culpa de Dn. Roberto, que lo metió en esto con lo de los chats, seguro que para evitar que anduviera leyendo por ahí novelas para senhoras, y zaz que terminó mandando al ninho tan re lejos… y si le quedaban esperanzas que Hernán no aguantara y se tuvieran que volver, este post la debe haber dejado frita… es que de solo pensar que mi enanito temine viviendo tan re lejos… una que es madre, me da algo…

  29. Sikanda #169    15 mayo, 2006 a las 5:33 pm

    Demasiado bueno 🙂

    Siempre hay un sádico que los días que ando más sensible, me dice que te lea, cuando no lo he hecho. Y entonces sucede que te leo, y lloro como boluda.
    Pero no importa, gracias de todas maneras, estuvo increible el texto :’)

  30. El Bruche #167    15 mayo, 2006 a las 5:31 pm

    Es indudable tu argentinidad Hernán, dejá de asustarte con tus giros involuntarios de gaita contagiado, que la melancolía que impregna este texto no tiene nada que envidiarle a los tangos más lacrimosos de estas orillas.
    Por otro lado no creo que Internet sea la culpable de tu encuentro ni de tantas otras historias surgidas de las salas de chat. Mucho antes de que existieran palabras como nodo, P2P ni servidor ya el amor tenía sus excusas para colarse entre las tardes de otoño.
    Como aquel sexagenario tio de una novia, que respondió a un aviso en un diario para mantener relaciones epistolares. Él, taxista de Urquisa, ella, portera de un edificio parisino. Corrían los 80 y nadie soñaba con el ICQ. Hoy viven medio año en la primavera de Buenos Aires y la otra mitad en el verano de Paris.

¿Desea algo más del sr. Casciari?