Los mata-magia

15 de julio, 2004



Cuando yo sea Gobernador lo primero que voy a prohibir es que investigue el porqué de las cosas raras que no le hacen mal a nadie. Como por ejemplo el déjà vu y las cadenas postales. ¿Por qué tuve que saber la explicación científica de esos milagros de mi infancia? ¡Si yo era más feliz cuando pensaba que había algo, un nosequé, flotando en el universo!

La primera vez que me pasó un milagro fue en la piecita de arriba. Yo tendría siete años. Miré un poster que tenía la punta despegada, me subí a la cama para pegarlo y en ese momento, ¡zácate!, me vino a la memoria que alguna vez, en otra vida, me había subido a una cama para pegar un poster.

—¡A la pipeta! —dije en voz alta, y me quedé congelado, pestañeando rapidito.

La emoción fue indescriptible, como arañar la verdad secreta de la vida, como si por fin me hubiera pasado algo serio, profundamente humano. Y siguió siendo un lujo cada vez que me agarraban los déjà vu. Además no se lo contaba a nadie, un poco por egoísmo, y otro poco por miedo a que mi mamá, que me creía un superdotado por cosas mucho menos increíbles que ésa, quisiera llevarme a la radio.

Por eso me dio por las pelotas, pero mucho, el día que leí en la sala de espera de la peluquería una revista del Readers Digest que daba la versión oficial: decía que todo era un cortocircuito del cerebro o algo así. Que la corriente paraba y cuando volvía, largaba patinando. Una boludez grande como una casa, pero firmada por la Universidad de Yale. Yo tenía once años, y ese día dejé de ser un niño.

Sigo sin entender por qué se ponen a investigar esas cosas. ¡El déjà vu no le hizo mal a nadie, señores de la ciencia! No es una enfermedad, no es una pandemia, no es algo contagioso como la lepra o el peronismo. Está bien, tiene el problema ése de los acentos raros. ¿Pero sólo por eso, por la dificultad de un tilde, había que matarlo? ¿Qué hay que hacer entonces con los apellidos checoslovacos, otro holocausto hay que hacer?

A los trece años me pasó otra vez algo parecido. Descubro en el zaguán de casa la primera carta de toda mi vida, con mi nombre y mi apellido engalanados por la palabra “señor”. La abro con el corazón en un puño y leo:

“Copia esta Oración del Santo Sacramento nueve veces en letra de imprenta y envíasela a nueve amigos por correo certificado”.

Al dorso de la oración (que era larguísima) venía lo más emocionante: te explicaban lo que les había pasado a las personas que no habían hecho caso. ¡Eran unas maldades buenísimas, las mejores desgracias que escuché nunca!

Es el día de hoy que no me puedo olvidar del pobre John Saldívar, de Denver (Colorado) quien, creyendo a esta cadena una broma de mal gusto, no sólo no cumplió con los reenvíos sino que la botó al retrete.

Qué miedo más grande me daba esa frase… Yo no tenía la más puta idea de lo que significaba “botó al retrete”, pero me parecía terrible que John Saldívar hubiera hecho semejante barbaridad. Además, lo que le pasó a este hombre fue escalofriante: dos días más tarde del asunto del retrete, John fue despedido de su empleo, una semana después su esposa lo abandonó por alguien más joven y al mes, más o menos, murió arrollado por un carro. ¡Qué hijos de puta, cómo te convencían!

La carta también te contaban el orto que habían tenido los que sí habían cumplido el mandato, pero eso ya no era tan divertido (después me pasó algo similar con la “Divina Comedia”: el cielo del Dante también era aburrido, como todas las cosas buenas que le pasan a los demás cuando las comparás con las cosas malas que pueden pasarles).

Me acuerdo que me puse enseguida a copiar las nueve cartas y a pensar en los amigos que elegiría para mandárselas. Iba por la tercera copia —con la mejor caligrafía de mi vida— y entonces va y me descubre la señorita Alba, que era la maestra de Lengua, y me dice que al colegio se viene a estudiar, Casciari. Yo, que en la primaria era obediente, metí las hojas adentro de una carpeta y no protesté. Ella también podría haberse callado la boca y seguir explicando los verbos, pero no. La imbécil aprovechó para informar a la clase que aquello de las cadenas postales era un tongo del Correo para que los incautos gastaran en estampillas.

¡Por qué! ¿Con qué necesidad hay que bajar de un hondazo las ilusiones de un chico, señorita Alba? ¿A usted qué le importa si el correo gana o pierde, quién es usted, señorita, Franco Macri? ¿Y usted qué sabe, director de la Revista Selecciones, si yo quería saber la versión científica del déjà vu? ¿Con qué derecho se investigan y se publican estas cosas?

Los científicos deberían tener prohibido meterse en asuntos que no sean claramente beneficiosos para la Humanidad. Que se dejen de joder buscándole la quinta pata a los fantasmas, al I-Ching y a la luz mala. Que se detengan en el afán de buscarle un autor al ajedrez, que está clarísimo que venía con el Mundo. ¡Dejen vivir, señores de la ciencia! ¿Por qué carajo no se ponen las pilas y descubren, de una vez por todas, la pastilla para no tener que bañarse? Eso sí que es útil y hace años que la estamos esperando.


Hernán Casciari
jueves 15 de julio, 2004

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

223 comentarios Los mata-magia

  1. Ana #222    16 julio, 2004 a las 1:14 am

    Jajajajajajajaja!!!!
    No, nene. Eso fue casualidad…
    Pero los posts de las centenas me pueden, me pueden…
    Y para no salir del tema, para no ser irrespetuosa, pregunto:
    Si para mí son las 8 de la noche del día 15 de julio y en los comentarios ya es día 16… Eso de deja vu???

  2. Hugo #221    16 julio, 2004 a las 1:14 am

    Patomusa #99, veo muy pocas películas lo que no significa que creo muy pocas cosas, pero el que crea bastantes cosas tampoco significa que sea ingenuo… para como estamos en Perú, los Gringos están tan bien. Lo que no significa que yo haya asumido a priori que a “todos” los gringos les vaya bien, pues eso sería como asumir que a “todos” los peruanos les va mal.
    (Como dice el burro de Schrek “¿ah?”)

  3. Patomusa #217    16 julio, 2004 a las 1:04 am

    Hugo #96
    Te aclaro una duda: Presidentes tarados, sí. Pero que los gringos estén tan bien es un mito más. Vos te creés todo lo que ves en las películas…

  4. Hugo #214    16 julio, 2004 a las 12:56 am

    Volviendo a lo de mata magias: no sé ustedes, pero por lo general, cuando se me ocurre leer a quienes pretenden explicarme hecho paranormales, supranormales y un montón de etcéteras más, quedo con más dudas aún. Nadie me ha dejado en claro el tema de Stonehenge, de la virgen de Fátima, de los planos de Piri Reis, de los Rosacruces, de las cuatro edades del mundo de la que hablaban los científicos Nazis, de la lanza de longinos, de la esvástiva y el Thule, del aleph, de porqué mierda hemos sido castigados con fujimoris, menems, pinochets, chávez… y de porqué los gringos pese a tener presidentes tarados están tan bien.

  5. Nene de antes #213    16 julio, 2004 a las 12:55 am

    No empecemos con el tema de que Argentina no tiene pasado porque no tiene fin, y si viene Lisa se arma la rosca.

    Hernán, seré curioso; ¿Para que provincia tendriasos que votarte como gobernador?

  6. Hernán #212    16 julio, 2004 a las 12:54 am

    En Mercedes eran fáciles los puntos cardinales, porque había una canción imborrable que nos enseñaban en la primaria:

    “En el este sale el Sol,
    en el oeste el sol se pone;
    al Norte vemos el Parque
    y al Sur el Molino Cores”

    Necesito un símil para Barcelona. Si alguien me hace el gran favor.

  7. Hugo #210    16 julio, 2004 a las 12:47 am

    Ya sé que no está muy relacionado al tema, pero me acabo de acordar de algo y no quiero dejar pasar la oportunidad de mencionarlo: la vez pasada me dí con un chifa que se llama “FOK YU”.

  8. Luis Muiño #209    16 julio, 2004 a las 12:44 am

    No, elangelgris, no… No escribo en /www.el-esceptico.org/ aunque les leo a menudo y algunos de los que escriben son amigos (el astrofísico del que hablaba, por ejemplo). Tengo mi página web (www.elhabitatdelunicornio.net) y un par de programas de radio en España. Pero, de verdad, sólo me da por ser “Mata-magia” cuando me parece que el rollo que traen los magos puede hacer polvo a mucha gente. Y estoy con vosotros: para mí el nacionalismo es de los cuentos más insanos que nos contamos a nosotros mismos. Yo creo que le pasa como a la Homeopatía: en pequeñas dósis no sirve para nada. En grandes dosis, mata.

  9. Ginger #207    16 julio, 2004 a las 12:41 am

    No Ana, acá no tengo problemas para ubicarme porque hay gente y siempre uno puede preguntar, total pasé por tonta tantas veces… Yo digo como me entero donde está el norte si estoy perdida en la selva por ejemplo. ¿viste que hay personas que pueden decirlo facilmente mirando al sol y eso? Bueno, así me gustaría ser a mi.

  10. Ginger #205    16 julio, 2004 a las 12:36 am

    Pato, yo pensé seriamente en comprarme un llavero-brujula, porque lo del Río de la Plata me sirve solamente para Buenos Aires, pero siempre me freno porque estoy juntando para la amoladora.

  11. Ana #204    16 julio, 2004 a las 12:35 am

    Ginger:
    Justamente el problema es ubicar el norte.
    Si estás en Buenos Aires, mirando para donde se supone está el Río de la Plata, un poco hacia la izquierda, o sea, para el lado de la mano que usás para teclear las letras A, S y loas otras que están de ese lado del teclado…

  12. Patomusa #203    16 julio, 2004 a las 12:34 am

    Ginger!!!
    No sabía que a vos te pasaba lo mismo!
    Yo también me guiaba por el Rio de la Plata. Obviamente me dejó de servir hace rato.
    Yo no puedo dar indicaciones ni tomarlas, por acá todo el mundo habla en al “este de la calle” y “yendo hacia el norte 1/4 de milla” en lugar del más fácil “cruzá la calle, dá media vuelta y hace 3 cuadras…” que lo parió!

  13. Ginger #202    16 julio, 2004 a las 12:31 am

    Angelgris, espere que le preste “Cuyano Alborotador” y después me cuenta. Anunque pensandolo bien, vengo así desde el “Manual de Zonzeras Argentinas”.

    Pero Ana ¿cómo sé donde está el Norte??

  14. Ana #201    16 julio, 2004 a las 12:28 am

    Ginger:
    Yo los leo desde que empezó Orsai.
    Sabés las veces que leí cosas que yo pensaba que me pasaban solamente a mí!
    Para los puntos cardinales, tenés que mirar al norte (para eso no tengo técnica) y movés la cabeza hacia arriba, abajo, derecha e izquierda y vas diciendo: “norte, sur, este, oeste” y así tenés los puntos cardinales!!!!!

  15. Patomusa #199    16 julio, 2004 a las 12:27 am

    Hola Perdida en EEUU!
    Y cuando hay que cambiar el horario por el daylight saving?
    Nunca sé si hay que adelantar una hora ó retrasarla. Alguien me dijo “Spring forward” and “Fall back”, que no me sirve porque tengo las estaciones cambiadas…

  16. Hugo #197    16 julio, 2004 a las 12:24 am

    Los que hicieron los comments # 42, # 47, y # 49 están cagando verde (disculpen la frase); pero, curiosamente, es justamente en el tema de nacionalismos donde más mitos podemos encontrar, y es justamente también tal tema el que menos mata mitos tiene.
    Reconozcámoslo, a muy pocos de nosotros nos haría gracia que nos demuestren que nuestros héroes no lo fueron tanto, que nuestro país no es el mejor, que nuestro pasado (a falta del presente)no fue el mejor…

  17. Ginger #195    16 julio, 2004 a las 12:20 am

    Pero que alegría saber que no soy la única!. Sufrí toda la vida creyendo que solamente a mí me pasaba de tener que pensar un rato largo cual era la derecha y cual la izquierda, para saber donde estaba el este o el oeste imaginarme donde queda el Río de la Plata, y tire y empuje representaron una dura prueba que siempre pero siempre me sale mal!

  18. Ana #192    16 julio, 2004 a las 12:08 am

    Buenas tardes!
    El comentario #67 me hace acordar a lo que me pasa a mí. Yo tengo problemas cuando tengo que indicar si hay que doblar a la izquierda o a la derecha. Para no equivocarme, muevo la mano con la que escribo y así me aseguro que para “ese lado” es la derecha y para el “otro lado” es la izquierda.

  19. Hernán #191    16 julio, 2004 a las 12:07 am

    Gracias por la idea. De todas maneras cuando yo sea Gobernador las voy a cambiar por otras, porque esas dos palabras son confusas. “Tire”. ¿No se puede tirar para adelante? Claro que sí. La basura se tira para adelante. “Empuje”. ¿No se puede empujar para atrás? Sí se puede. Yo en los recreos empujaba a los giles para atrás. De ahí me viene la confusión. Las palabras tendrían que ser “pallá” y “pacá”. Es mucho más claro.

  20. Patomusa #190    16 julio, 2004 a las 12:06 am

    Buena regla mnemotécnica, Nene de antes. La voy a empezar a usar yo también. Tenés otra para distinguir la izquierda de la derecha?

    Con respecto a tu comment #66. Siendo vos tan moderno, porque no te llamas Nene de ahora? : )

    Abrazos!

  21. Nene de antes #189    16 julio, 2004 a las 12:01 am

    Hernán:
    yo cuando voy a entrar a una Famacia me pongo igual que vos, entonces me imagino lo siguiente;
    si dice “tire”: me imagino a los esclavos egipcios tirando de una soga para mover esa maldita roca (que hoy son las pirámides claro)
    Si dice “empuje”: me imagino en el filo de un barranco con una vieja sorete adelante.
    Asi safo siempre. espero que te sirva

  22. Hernán #187    15 julio, 2004 a las 11:50 pm

    Yo nunca supe (sin ayuda de, por ejemplo, una brújula o una persona inteligente al lado) cuál es el este y el oeste.

    También me pasa con los calcos “Tire – Empuje” en las puertas. Yo sé lo que quieren decir ambos verbos, pero en el momento de tener que salir o entrar, me voy poniendo nervioso y no sé qué hacer.

  23. sergio #185    15 julio, 2004 a las 11:32 pm

    Chicos, gracias… estoy emocionado…
    En cuanto al tema de los argentinos debo recordarles que todos nuestros defectos lo venimos arrastrando desde que un grupo de españoles desembarcaron por aqui, allá por 1492…

    Los fideos como los comen? al dente o al pesto? salsa roja, blanca o mixta? con sardito rallado y alguna agujita especial como estofado? vino tinto, obvio… y pan cserito para “pochar” cuando nadie te ve. Antes ya preparé unos salamines de Colonia Caroya con quesos y aceitunas mientras va llegando la gente. Métanle, que aqui en la argentina se cena dentro de dos horas!!!
    PD: Ah, avísenle a hernán que también esta invitado a la fiestita de bienvenida…

  24. Nene de antes #181    15 julio, 2004 a las 11:25 pm

    Al final siempre triunfa la teoría de darwin.
    Terminamos llendo por separado. Nos convertimos en emporios de las medias de polar, competimos por años (con dumping y ofertas hostiles de por medio), hasta que los científicos al fin, inventan las medias con estufa y nosotros nos rompemos la cara como los pelícanos de Oregon.

  25. Dudadesnuda #176    15 julio, 2004 a las 10:41 pm

    Además los argentinos no somos para nada soberbios, a humildes no nos gana nadie.

    Claro que no hay nada que nos irrite más que ser señalados como discriminadores, aunque hay algo peor: que nos confundan con cualquier sudaca de mierda.

    Sergio, poné los fideos.

  26. Ginger #174    15 julio, 2004 a las 10:40 pm

    15% al mejor postor. Y como regalo, tiritas de siliconas en la parte de la plantilla de las medias para que no resbalen.

    (El porcentaje escrito puede ser suceptible de modificiación. No implica obligación)

¿Desea algo más del sr. Casciari?