Prelactancia, divino tesoro

07 de febrero, 2007



Cuando se abre el telón, Alex y Lucas ya ocupan el centro de la escena, y están conversando con tranquilidad. No tienen más de cinco años cada uno, y son amigos desde siempre. Están en el arenero de la plaza del Hospital, rodeados de moldes, baldes de colores y juguetes. Es una mañana calurosa en Mercedes.

LUCAS.- Ayer a la tarde estaba medio tristón, medio melancólico, y me puse a gatear en cuatro patas por el comedor.

ALEX.- Onda revival.

LUCAS.- Sí, me pegó retro. ¿Pero sabés qué descubrí? No sé más gatear. Me olvidé completamente del mecanismo.

ALEX.- Es lógico, Lucas. Ya tenemos una edad. Hay un trabajo óseo que uno ahora ya no controla. Yo hace una punta de meses que no gateo. Treinta, cuarenta meses debe hacer.

LUCAS.- Probá un día. Vas a ver que las piernas no te responden, te falta el aire… Yo ayer tardé cuatro minutos doce segundos en hacer el trayecto living-cocina-baño, cuando de pibe clavaba el reloj en minuto y medio.

ALEX.- Yo también era una bala, de bebito.

LUCAS.- A mí se me hace que ya estamos medio chotos, ¿no? Como que se acabó la joda.

ALEX.- ¿Vos decís?

LUCAS.- Qué sé yo. Me parece que la edad ideal es de los ocho meses a los tres añitos. Y después ya es todo cuesta abajo.

ALEX.- Y antes de eso también estaba bueno.

LUCAS.- No, de recién nacido y hasta los seis meses te la regalo… Sos como una bolsa con ojos llena de mierda. Cerrás los ojos, cagás, abrís los ojos, cagás… Y además no entendés nada del entorno.

ALEX.- A mí igual me gustó.

LUCAS.- En cambio desde los ocho meses, ¡festival!, empezás a entender los colores, pintan dientes, le cazás la onda al sonajero… No sé, la cosa se pone buena. Ya sos un señor bebé.

ALEX.- Es cierto. La vida es un paraíso hasta los tres años… Cualquier boludez que hacés te la aplauden. ¿Le decís «puta» a la abuela? Se cagan de risa. ¿Reconocés una letra? Te dan caramelo. ¿Sabés el tiempo que hace que mi vieja no me festeja un logro?

LUCAS.- Es que ahora tenés que recitarles la tabla del tres haciendo la vertical para que te presten atención. No los arreglás con biyuterí. Quieren cosas complicadas porque, supuestamente, el señorito ya va al jardín.

ALEX.- Los otros días mi vieja estaba en la cama y le traigo de regalo una artesanía que hice con barro y polenta. Una belleza, la artesanía. ¿Vos te pensás que se emocionó o algo? ¿Vos te pensás que soltó un gracias, un qué hermoso, un me impactaste?

LUCAS.- ¿Qué te dijo?

ALEX.- “Chancho de mierda, mirá cómo dejaste la alfombra”.

LUCAS.- Si hubieras sido un bebé te daba besos y llamaba por teléfono a tu abuela para contarle la hazaña.

ALEX.- Posta.

LUCAS.- Qué hijas de puta las madres. Así, en general.

ALEX.- No son las madres. A mí me parece que se puso densa la vida. Hay mucha responsabilidad, mucho sacrificio. Y poca recompensa emocional…

LUCAS.- Igual a mí, más que el problema del alma, me preocupa la debacle física.

ALEX.- Te quedaste mal con lo del gateo.

LUCAS.- El gateo y el cuerpo en general… Antes, por ejemplo, yo me caía de cualquier lado y no me hacía ni un raspón. Jailánder, era.

ALEX.- Es que teníamos los huesos flexibles.

LUCAS.- Mi vieja, por culpa de la depresión post-parto, no podía alzarme mucho, y entonces dos por tres los brazos le claudicaban y yo me iba al suelo. ¡Y ni un chichón, hermano, nada!

ALEX.- Cuando sos bebé sos como un gato; siempre lo digo.

LUCAS.- Ahora cada vez que me caigo me tienen que poner un yeso, o un collarcito en el cogote. Parezco de bacará. Y si de casualidad me caigo y zafo, mi vieja del susto me caga a patadas.

ALEX.- Eso nunca lo voy a entender de los grandes.

LUCAS.- Qué cosa.

ALEX.- Que castigan inverso. Ponéle que estás en Harrod’s y te perdés, ¿no? Si te encuentran seis horas después, te abrazan y te dan besos. Si te encuentran a los diez minutos, te revientan la cara de un sopapo.

LUCAS.- Ajá.

ALEX.- Ey, Lucas, ¿qué te quedaste pensando?

LUCAS.- En cuando te perdés… En la calle. O en la playa. O sobre todo en el supermercado… Perderse es muy loco, es una sensación muy heavy metal.

ALEX.- Yo me cago de miedo. Me agarra una cosa acá, un desasosiego, que empiezo a caminar en redondo, y me pienso que todas las polleras son la de mi vieja, y me entra un llanto horrible, como de sirena de barco… Es de las cosas más chotas que hay, perderse.

LUCAS.- Sí, ¿pero a la vez no te cabe un poco, no tiene un toquecito de libertad, de libre albedrío?

ALEX.- No. Yo me cago en las patas.

LUCAS.- Yo también, pero atrás de todo siento orgullo. Se me pone la mandíbula como un turrón namur, y me entra un fresquete por la barriga… Pero no lloro, no histeriqueo ni nada. Me hago el grande. Se me saltan las lágrimas y yo ahí, quieto. Me gusta esa situación límite, ese vértigo.

ALEX.- A mí la situación límite que me gusta mucho es cuando dejás a un grande encerrado afuera.

LUCAS.- ¡Ah! ¡Dejar encerrado un grande y comer sandy con los dedos: las dos mejores cosas que hay!

ALEX.- ¿Vos viste cómo te habla un grande desde atrás del vidrio, cuando la llave la tenés vos? Es como si le estuvieran pidiendo plata prestada al banco.

LUCAS.- Se ponen modositos los pelotudos, se ponen dóciles. “Lucas, subite a la sillita mi amor, y abrile a mamita, que acá afuera hace frío”. ¡Qué pajertos!

ALEX.- El tonito lo caretean, pero al gesto no pueden. Tienen los ojos salidos para afuera como la rana rené, pero te quieren convencer de que no pasa nada. Me encantan los grandes cuando están acorralados.

LUCAS.- Sí, pero igual es medio jodido ese juego. Tenés que saber manejar muy bien el factor tiempo.

ALEX.- En mi casa, de cinco a diez minutos es anécdota: todo bien. Media hora ya estás jugando con fuego. Y si te pasás de la hora y media andá preparando el orto para los chancletazos.

LUCAS.- Cuanto más tiempo pasa, más va creciendo la paliza, entonces más miedo te da abrir, y más tiempo pasa. Es un redondel vicioso.

ALEX.- Como tocarse el pito por abajo de la cobija. Sabés que es pecado, pero no podés parar.

LUCAS.- ¿Quién te dijo que es pecado?

ALEX.- Claro que es. ¿O por qué te pensás que hay que hacerlo a escondidas?

LUCAS.- Las cosas son a escondidas porque son pecado, por el qué dirán, o porque son de puto.

ALEX.- ¿Y tocarse el pito de qué grupo es?

LUCAS.- Del qué dirán.

ALEX.- Mirá vos. Nunca entendí nada de leyes. ¿Y pedirle a tu prima que te muestre el hachazo, qué vendría a ser?

LUCAS.- Pecado.

ALEX.- ¿Y comer caca?

LUCAS.- Si es propia, qué dirán. Si es ajena, pecado.

ALEX.- ¿Mear en el bidet?

LUCAS.- De putos.

ALEX.- ¿Esconderse para no darle beso a una tía?

LUCAS.- Pecado por omisión.

ALEX.- ¿Buscar concha y teta en el diccionario?

LUCAS.- Podés alegar curiosidad intelectual. Es inimputable.

ALEX.- Lo dicho, Lucas. Cuando sos bebé vivís sin reglas, y todo te chupa el dedo.

(Telón)


Hernán Casciari
miércoles 7 de febrero, 2007

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

133 comentarios Prelactancia, divino tesoro

  1. ALICIA DE AVELLANEDA #133    12 febrero, 2007 a las 4:48 pm

    Hola Hernan: te cuento que el sabado a la mañana en su programa de la red leyó tu articulo “Las paranoias del nuevo rico” el periodista Eduardo Aliberti. Fue impresionante escucharlo en su voz y sentir su reconocimiento a una nota tuya.ambos muy admirados y queridos por mi,dos compañeros de la vida que asi unidos me hicieron sentir muy bien.

  2. Koki #127    10 febrero, 2007 a las 2:04 am

    Hacía ratazo que no te leía y encontrarme con estos nenes, fue de lo mejor. Me hacen cagar de risa. Como otros pasé por mail el texto y el efecto fue el mismo. “Madrileño” muy bueno tu comentario. No sería lo mismo este texto sin los argentinismos. A mi me encanta reirme de nuestra forma de hablar.

  3. Alberto José #126    9 febrero, 2007 a las 6:55 pm

    Teo (#91).
    Da gracias a Dios que internet vela por tu anonimato porque si algún catalán lee que allí hablan un “castellano” típico del lugar, te asesinan. Te faltó decir que en el País Vasco también hablan el idioma de Castilla La Mancha de manera particular, entonces Eta iba a ir a por tí.
    Un abrazo.

  4. Ro #125    9 febrero, 2007 a las 5:33 pm

    free gay military sex video???? jajajaja me da miedito hacer click!
    Personalmente no soy big fan de Lucas y Alex pero me gustó mucho este post…no sé, me divirtió…Lo de la sensación heavy metal al perderse…genial!

  5. Diego #124    8 febrero, 2007 a las 10:01 pm

    Excelente. Días atrás me pasó la página una amiga, y me convertí en adicto. ¡Los textos de Alex y Lucas son geniales! Así como otros textos humorísticos, y otros no tanto. Concluyendo, excelente. Hoy empiezo a linkearte desde mi Fotolog.
    Saludos!

  6. teo #123    8 febrero, 2007 a las 7:27 pm

    SOBRE ARGENTINISMOS:

    lo que hace hernán es ‘arte’, no es un prospecto de un medicamento, ni una ley, ni nada que TODOS DEBAN ENTENDER. simplemente si dominas la jerga tendrás un nivel de comprensión y de disfrute más alto y si no, menor.
    lo fuerte sería que cambiara su forma de escribir para que lo ‘entiendan’ más lectores. con esa lógica, tendría que escribir en inglés, que posiblemente sea el idioma más utilizado en internet.
    además alex y lucas ‘son’ argentinos que viven y hablan como argentinos en argentina.
    así como cuando hernán cuenta cosas de su vida en barcelona utiliza otro lenguaje.
    cuando te vas de tu país a vivir a españa algo interesante que puedes aprender (como algo positivo que enriquece y no como algo negativo que discrimina) es que hay varios ‘castellanos’ (todos totalmente válidos):
    1- en cada lugar de españa se lo habla de forma distinta, influído por el idioma de dicha comunidad (si tiene otro idioma): es distinto el castellano que habla un gallego al de un catalán y al de un andaluz.
    2- en cada país de américa latina se lo habla de manera distinta
    3- dentro de cada país latinoamericano, también.
    4- en mi caso, además, reconozco diferencias entre:
    a)un argentino que vive en argentina
    b)un argentino que acaba de llegar a barcelona
    c)un argentino que hace tiempo que vive en barcelona
    todas estas diferencias, como los distintos tipos de nieve que pueden ver los esquimales, enriquecen los idiomas y conocerlas te permiten disfrutar de más sutilezas. no sólo no me molestan sino que es lo que más me gusta, aunque a veces no las comprenda: trato de entenderlas, no de suprimirlas.
    resumiendo:
    vivan las diferencias aunque no las entienda!!!
    (siempre hay tiempo para aprender algo nuevo)

  7. Katara #122    8 febrero, 2007 a las 6:31 pm

    Muy bueno, Hernán.

    Deberías escribir la historia que me contó un amigo mío hace ya unos cuantos años:

    Se trata de la anécdota del niño de cinco años que se encerró en el cuarto para darse una paja y que su abuela pilló con las manos en la masa, de frente al rincón y con las manos en el pito. La pobre abuela. De casualidad no le dió un infarto…jajajaja

    Y lo peor fue que la vieja le contó a la madre. Quien lo hubiera visto. Las dos mujeres rogándole al nene que no lo volviera a hacer porque si no se le caía la pija. Hay que ver cuanto veneno, que existan creencias tan dañinas.

    Alex y Lucas son geniales. Como siempre, un saludo!

  8. fede o #118    8 febrero, 2007 a las 5:18 pm

    pero muchachos, los diálogos de lucas y alex SON obritas de teatro! están escritos en ese esquema… hasta dicen “telón” al final y todo!

    adhiero a maestruli, 8 actos de 7 minutos y tenés una linda obra de una hora en la que nos cagaríamos de risa.

    entre paréntesis… hernán, qué pasó con ese asunto del que cacareaste en el petit, que mirta llegaba a la calle corrientes? se hace o no?

  9. seburu #117    8 febrero, 2007 a las 4:44 pm

    por algo no soy director de teatro, ni guionista, pero no me lo imagino. para mí, si no va a tener el mismo nivel del texto, que no se haga. o que se haga algo distinto.
    creo que unos buenos dibujos estarían barbaro.

    begnagdo, se enfguian los gavioles.

  10. pal #116    8 febrero, 2007 a las 3:54 pm

    coopero: dos actores comunes y silvestres que no se hagan los niños, que sean los niños… al final, todos tenemos un niño en el interior de lo que se dice nosotros mismos. De nada.

    (lo siento Maestruli, salvo el chavo, los demás adultos vestidos de niños, son patéticos…)

  11. Maestruli #114    8 febrero, 2007 a las 3:00 pm

    Respecto a llevar a Lucas y Alex al teatro, creo que es completamente posible. Cada acto durará pocos minutos, pero con todos los episodios que ya escribió Hernán, si se concatenan de alguna manera inteligente, ya da para una obra de corta a mediana duración.

    Respecto a los actores, no creo que sea un problema. Por supuesto que no pueden ser niños. Al contrario, creo que el efecto sería mejor con dos adultos, incluso con dos actores veteranos. Seguramente al principio, viéndolos tan grandes, hablando como adultos, vestidos con uniforme de salita verde, todo nos parecería ridiculísimo. Pero a los 5 minutos uno se olvida de esos detalles y entra en el juego. Esa es la magia del teatro.

  12. nicolas #113    8 febrero, 2007 a las 2:49 pm

    es buenisimo!!!
    ayer se lo pase a una amiga y terminamos hablando de cuando eramos pibes, si me ayuda que con esta chica termine todo mas que bien, te hago un monumento!!
    abrazo

  13. fede o #111    8 febrero, 2007 a las 1:40 pm

    ah,

    y los hispanoHablantes inteligentes, quizás para compensar que a veces se olvidan alguna hache que otra, otras veces ponen haches mayúsculas en la mitad de una palabra.

    abrazo, madrileño

  14. fede o #110    8 febrero, 2007 a las 1:37 pm

    hernán, pensante en traducir tus textos al español? serían más graciosos aún, por lo menos para nosotros los argentos.

    yo te lo haría de onda pero no tengo dominio del idioma. apenas hablo masomeno el argentino, y chapuceo en mejicano (viva el chavo!) y uruguayo (como para pedir la caldera y no la pava).

  15. Madrileño #106    8 febrero, 2007 a las 12:09 pm

    Por favor, los argentinismos son… iba a decir lo que más me gusta de Orsay, pero no es cierto: aunque quede obsoleto, distinguiré entre forma y fondo y diré que lo que más me gusta es el fondo. Pero la forma es básica, en realidad es parte del fondo (¡redimí mi obsolescencia!), no sería lo mismo si Hernán escribiera en castellano neutro (¿existe eso?) o barcelonés. Yo me crié oyendo a Gardel, crecí leyendo a Quino y luego a Borges y a Cortázar, escucho con pasión Falúes, Cafrunes, Chalchaleros, Fronterizos y Luthiers y creo que ellos y otros mil que no cito forman parte de la cultura de habla española y de la universal, y que no entender un argentinismo y no apreciar el sabor de un “voseo” es una carencia que debe remediarse si no se quiere ser inculto, y que se remedia precisamente así: leyendo a los argentinos en argentino, igual que leo a los franceses en francés y tengo la esperanza de llegar algún día a leer a los ingleses en inglés. No reivindiquéis los argentinismos como si fueran un argot para iniciados o un idioma secreto y excluyente, pero no dejéis de utilizarlos nunca, son una parte estupenda de la riqueza enorme del español, y los hispanoablantes inteligentes los disfrutamos mucho, seamos de donde seamos.

  16. pal #104    8 febrero, 2007 a las 10:03 am

    peroperopero… yo no tuve ni medio problema con los argentinismos, y soy chilena, por si alguien aún no lo sabe.
    No hay que autocensurarse tanto! Lo que nunca se ha visto lo intuímos… acuerdenséN como leíamos de chicos, muchas palabras las sacabamos por el contexto.
    Los sudamericanos (latinoamericanos) estamos acostumbrados a estas diferencias. Piensen en el tremendo éxito del “Chavo del 8”. O les parece que habría tenido más o menos éxito llamandose: “el niño de la casa número 8”

  17. AlfredMC #102    8 febrero, 2007 a las 9:23 am

    Hello, my name is Alfred, i’m a newbie here. I really do like your forum and really interested in things you discuss here, also would like to enter your community, hope it is possible:-)
    Cya around, best regards, Alfred!

  18. El tipo del sofa #101    8 febrero, 2007 a las 7:54 am

    Esto de los argentinismos genera amores y odios. en mi caso me encanta cuando escribis hablando en argentino. pero hay otros que no entienden, estos mismos deberian entender que si lucas y alex se expresaran en un dialecto mas universal, perderian todo sentido y gracia. y serian dos niños comun y corrientes vacuos de ese espiritu que hace cagar de risa a cada argentino que pasea por este blog…
    piensenlonn es una seccion que se pierden nomas. pero que hace extremadamente feliz a los compatriotas del autor y calculo que a el mismo….
    Me interesaria saber tu opinion hernan sobre este tema.

  19. animal #100    8 febrero, 2007 a las 7:38 am

    Mirá Hernán, tu genio tiene muchas manifestaciones, pero ésta está claramente entre mis favoritas. Otras me dejan o frío o pensando en tus vicios o en su ausencia, pero cuando escribís sobre Alex y Lucas es una maravilla. Esto no es un juicio sobre tu talento, es una declaración sobre mis gustos y limitaciones personales. Lo bueno de tu multiplicidad es que a pesar de lo tuyo que no me gusta hay mucho más que me hace madrearte con admiración o afecto. La madre que te parió, Hernán. Gracias.

  20. el tipo del sofa #99    8 febrero, 2007 a las 4:25 am

    ¿Como es eso de que liniers copio a hernan? te juro que hoy tuve el la nacion en la mano y a pesar de que soy fanatico de liniers. ¿hoy no lei su tira. .. ¿alguien podria comentar algo? excactamente que fue lo que le copio a hernan.
    gracias beso en el pupo.

  21. Campana #98    8 febrero, 2007 a las 3:09 am

    Excepcional post de Lucas y Alex.
    Seguí metiendo palabras que sólo los argentinos entendamos. Por lo menos como una forma de patriotismo, no?

    Saludos y Gracias Hernán!

    P.D: “Lucas y Alex son argentinos”…
    Es para ponerlo en una bandera y llevarlo a la cancha.

  22. alicant4ever #97    8 febrero, 2007 a las 2:13 am

    Estos pibes son unos capos la tienen re clara a una edad bastante temprana, yo a esa edad aún iba al jardín de infantes a aprender las vocales ,dibujar y recortar, ellos saben hablar como adultos y además hablan de minas en efecto forman parte de la new age indígo.
    Muy bueno el texto.

  23. dispuestoairme #95    7 febrero, 2007 a las 11:25 pm

    Muy Bueno… ¿Sabés una cosa Hernán?. Enfrente de ese arenero HABÍA UN KIOSKO!!!!! yyyy yyyy a la vuelta HABÍA OTRO KIOSKO!!!!! y dos cuadras más a la derecha HABÍA OTRO!!! y a la vuelta OTRO, Y OTRO, OTRO MILES DE KIOSKO, MILES DE KIOSKOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!… fundidos… 🙁 snif!

    Saldos
    maito

  24. seburu #94    7 febrero, 2007 a las 10:57 pm

    respecto al comentario de lacanoura en el 59:
    también me gustaría verlo en teatro, pero son escenas muy cortitas (ya lo dice hc, aprox 6 a 8 ‘).
    Además no doy con la imagen de los actores: lo ideal serían unos niños, obviamente, pero si no, que tipo grande bien vestuarizado y maquillado podría hacerlo? ya el tamaño jode.

    no comento nada respecto al texto porque demás está decir que siendo de los mas flojitos de alex y lucas (para papà), es un regocijo fulgurante.

    y HarroLds….jujujujuy……se le mezcló con Harold.

  25. Ana #93    7 febrero, 2007 a las 10:24 pm

    Es muy bueno! me rei muchisimo Hernan…es para hacer una obra de teatro eh! me la re imagino. Un beso desde Miami. que envidia que estas en España chavonnnn!!!! besos

  26. Paco Achaval #92    7 febrero, 2007 a las 9:39 pm

    Grandioso!
    “En mi casa, de cinco a diez minutos es anécdota: todo bien. Media hora ya estás jugando con fuego. Y si te pasás de la hora y media andá preparando el orto para los chancletazos.”

    En mi caso, reflexivo!, aun recuerdo a mi hermano en el papel de Lucas, pero cuando tuve mi oportunidad, me comporté como los padres de tu relato; ahora espero ser abuelo para mostrarle esta anotación a mis hijos adultos!.
    Que suerte la de Nina!, verdad?.

  27. lacanoura #91    7 febrero, 2007 a las 8:52 pm

    Me sumo al comentario de alguien por allá arriba respecto a imaginárselo como obra de teatro…Hernán…si no lo estás haciendo ya, empezá a hacerlo. Sería una delicia en vivo.

  28. Sigfrido #88    7 febrero, 2007 a las 7:57 pm

    Sinceramente impecable.
    No busco halagarte. Tus notas las leo siempre, aunque no todas me gustan. Creo que a veces escribís cosas muy buenas y otras que no. Esta en particular ocupa, en mi ranking-casciari, el top 2, justo después de la historia de amor mientras desaparece África (cuyo nombre he olvidado).

    Gracias.

  29. karma #86    7 febrero, 2007 a las 7:45 pm

    Niños: recuerden que los grandes somos muuuy contradictorios y no todo castigo es inverso… no encierren a sus papis por mucho tiempo porque ya ven lo que pasa..
    No había leído nada de estas adorables criaturitas.. vengo descubriendo el blog de a poco.. (tengo que decir que me gustó menos que lo que venía leyendo hasta ahora, demasiado modismo porteño se me hace un poco denso)

  30. ezequiel #85    7 febrero, 2007 a las 7:30 pm

    Hooola hernán! Entré para leer los últimos comments del post del kiosco y me encuentro con estos dos maestros filosofando sobre la vida.
    Muy copado.
    Que opinarán Lucas y Alex acerca del elevado precio del “Pico Dulce”???
    Abrazooooooooo

¿Desea algo más del sr. Casciari?