Hernán Casciari

En 2017

el sr. Casciari

escribió 4 cuentos

Es el inicio de una larga sequía de escritura, que suplí leyendo en voz alta cuentos en radio. Algunas veces redactaba algún texto nuevo (mezclando ficción y realidad) que años más tarde incluiría en Cuentos contra reloj.

El año de la radio

6 Feb

El lunes 23 de enero al mediodía Sebastián, un chico de 31 años, se sentó en un bar de Palermo y pidió milanesas con papas. El encargado del bar le trajo el plato con mala onda. En el mismo momento que empezaba a comer, un hombre canoso que estaba sentado en la mesa de enfrente pagó y se fue. Sebastián no le prestó atención, pero al minuto miró la mesa vacía y vio que el canoso se había olvidado en el suelo un bolso chico.

El lunes 23 de enero al mediodía Sebastián, un chico de 31 años, se sentó...

13 Feb

Si hacemos un esfuerzo podemos acordarnos de cosas que nos pasaron antes de los tres años. Incluso antes de los dos. Lo pensé el otro día, cuando Quique (un oyente de la radio) me contó su anécdota por mail, y me quiso convencer de esto contándome sus propios recuerdos de infancia, pero no me hizo falta: yo le creo porque también tengo recuerdos anteriores a mis dos años.
Si hacemos un esfuerzo podemos acordarnos de cosas que nos pasaron antes de los tres...

20 Feb

Esta historia se puede contar en dos planos diferentes de la ciudad. Por un lado tenemos a Juan Pablo, que camina tranquilo por una calle de la zona sur, una noche de verano del año 2012. Tiene treinta y seis años, una novia de toda la vida, unos amigos que lo quieren mucho, quizás un perro. Esto del perro no lo sé porque no lo pone en el mail donde me contó su historia, pero bien podría tener un perro.
Esta historia se puede contar en dos planos diferentes de la ciudad. Por un lado...

6 Mar

Lucía siempre vivió en Neuquén. Ahora tiene veintisiete años y esta historia me la explicó por correo. Me cuenta que hace veinticinco años, cuando era muy chiquita, acompañaba a su mamá a ver a sus hermanas mayores jugar un partido de hockey. Estos torneos se hacían en unas chacras neuquinas muy grandes, arboladas y a cielo abierto. Un lugar perfecto para que una nena de casi tres años pierda la noción del tiempo.

Lucía siempre vivió en Neuquén. Ahora tiene veintisiete años y esta historia me la explicó...